Tillandsia

Otros nombres
Características
Variedades
Clima
Suelo
Aire
Riego
Abono
Exposición
Floración
Multiplicación
Poda
Usos


Tillandsia

Otros nombres.–

Cast.: Tillandsia aérea, clavel del aire, planta del aire; cat.: clavells d’aire, clavellines d’aire; fr.: Tillandsia; ing.: Tillandsia, air plant, ball moss; al.: Tillandsien.

Características.–

Las tillandsias son plantas naturales de América. Pertenecen a la familia de las Bromelias (Bromeliaceae); hay más de 650 especies aceptadas.
.
Estas plantas de hojas estrechas son muy apreciadas por su particular belleza y por no necesitar (la mayoría de ellas) sustrato para vivir, viviendo sobre un huésped sin dañarlo (no lo parasitan nutricionalmente); este tipo de tillandsias (las aéreas) son epífitas (la mayoría, que viven sobre vegetales) o litófitas (viven sobre rocas), siendo una de las formas de vida más avanzadas en la escala evolutiva al haberse adaptado de forma espectacular a condiciones de vida extremas.

Variedades.–

Las tillandsias se dividen en xerófitas (las grises y plateadas o blanquecinas, que tienen tricomas y pelos epidérmicos) y mesófilas (las verdes, sin tricomas). Los tricomas son unas estructuras especiales (escamas) que les sirven para captar nutrientes y luz, les protegen de la evaporación excesiva de agua y del sol, y a la vez les dan un aspecto gris blanquecino o plateado y aterciopelado.
.
Los tricomas y pelos epidérmicos de las xerófitas (grises y plateadas) les permiten vivir suspendidas en el aire a pleno sol siempre que haya suficiente humedad ambiental, aunque agradecen exposiciones moderadas. En las dos primeras fotos de esta entrada (ambas Tillandsia ionantha) se puede observar el aspecto aterciopelado de las hojas debido a los tricomas.
.
Las tillandsias grises y plateadas más comercializadas son la Tillandsia aeranthos, Tillandsia balbisiana, Tillandsia bulbosa, Tillandsia ionantha, Tillandsia streptophylla, Tillandsia recurvata, Tillandsia usneoides y Tillandsia xerographica.
.
Las mesófilas (verdes) pueden desarrollarse en sustrato poroso, en semisombra y en un microclima húmedo. Las variedades verdes más comercializadas son la Tillandsia cyanea, Tillandsia lucida y Tillandsia wagneriana. Este tipo de tillandsia se da especialmente bien en zonas como el norte de la península.

Clima.–

Prefieren climas templados y húmedos, con una tolerancia amplia de temperatura (entre 10-32ºC). Cuando la temperatura exterior es inferior a 10ºC, están mejor en interior. En épocas de fuertes descensos de temperatura por la noche (primavera y otoño), se pueden dejar fuera durante el día y meterlas por la noche en interior.

.

No soportan las heladas ni las temperaturas bajas, con excepción de la Tillandsia usneoides, que soporta temperaturas de hasta -10 ºC.

Suelo.–

Las tillandsias xerófitas (las grises y plateadas o blanquecinas, que son los verdaderos “claveles del aire”) no viven en la tierra sino sobre un huésped, sin parasitarlo nutricionalmente sino mecánicamente; es decir, no dañan al huésped nutriéndose de él sino que lo utilizan como simple soporte mecánico para no tener que vivir sobre la tierra.
.
Según el tipo de huésped que tienen, son epífitas (viven sobre vegetales: árboles, arbustos, cactáceas) o litófitas (viven sobre rocas). A las xerófitas las raíces sólo les sirven como soporte ya que su nutrición se realiza a través de las hojas. Este tipo de tillandsia no sobrevive en tierra. Resisten condiciones de sequía y sol, aunque es mejor darles los cuidados que estamos mencionando.
.
Las tillandsias mesófilas (las verdes) se desarrollan bien colocadas en un sustrato poroso similar al de las orquídeas (con tierra, mantillo, arena, trozos de carbón, fibra de coco y piedrecillas), y en semisombra húmeda. No se deben exponer a los rayos solares ya que, al carecer de tricomas y pelos epidérmicos, están expuestas a la evaporación y pueden ser dañadas por el sol. El sustrato debe estar húmedo pero no empapado; deben tener un buen drenaje.

Tillandsia-soporte

Aire.–

A las tillandsias grises y plateadas les conviene ser mecidas por el viento para que sus hojas y raíces se sequen bien, por lo que da buen resultado suspenderlas en el aire en soportes específicos para tillandsias o suspenderlas de un árbol con hilo de pita.

.

Conviene situarlas al aire libre siempre que sea posible. No debemos situarlas en zonas de fuertes corrientes.
.
Las tillandsias verdes pueden ponerse en recipientes de cristal o similar, aunque es igualmente conveniente que pueda circular el aire por el mismo.

Riego.–

Las variedades grises y plateadas deben ser pulverizadas con agua de lluvia o desmineralizada tres o cuatro veces por semana en verano y una o dos veces por semana en invierno (si están en interior), siempre permitiendo secarse entre riegos. A mayor exposición solar, mayor necesidad de hidratación tendrán por lo que, si están en exterior, agradecen ser pulverizadas a diario en los días más calurosos del año.

.

También conviene sumergirlas en un recipiente con agua durante 15-20 minutos 1-2 veces por mes, teniendo cuidado de no sumergir las flores, ya que si no se secan bien podrían producir putrefacción de la planta. Después de sacarlas del agua, conviene sacudirlas suavemente para eliminar los excesos de agua entre sus hojas.
.
Las variedades verdes deben tener sustrato húmedo pero no empapado.

Abono.–

En primavera y verano es conveniente pulverizarlas con fertilizante para orquídeas diluido a 1/4 dos veces por mes.

.

En otoño e invierno será suficiente pulverizarlas con la misma proporción de fertilizante una vez por mes.

.

Su alimentación procede en su mayoría de la humedad del aire, la lluvia, insectos en descomposición y restos orgánicos que caen entre sus hojas y son absorbidos a través de unas estructuras especiales (escamas) que les permiten nutrirse.

.

El uso excesivo de abono, lejos de beneficiar a la planta, puede perjudicarla mucho.

Exposición.–

Todas las variedades requieren mucha exposición a la luz, tanto en invierno como en verano. En invierno se la puede exponer sin peligro a la luz solar, pero hay que evitar exponerlas al sol directo en los meses más calurosos porque los rayos solares podrían dañar sus hojas.

.

Si están en interior, deben estar en una zona luminosa (cerca de una ventana).
.
Las variedades verdes prefieren semisombra si están en exterior, y deben estar igualmente en zona luminosa.

Floración.–

Florece en primavera y verano. Algunas variedades tienen flores muy espectaculares. Las flores no deben ser sumergidas en agua porque de lo contrario podrían pudrirse y estropear la planta entera.

.

Una vez que se seca la flor y se queda marrón, se puede cortar esa parte sin problema y los hijuelos crecerán con más fuerza.

Multiplicación.–

Se multiplican por semillas y por esquejes:
.
– Multiplicación por esquejes: es la forma más fácil de multiplicarlas. Los hijuelos aparecen después de la floración; podemos dejarlos en la planta madre, donde crecerán con más fuerza que solos (porque seguirán alimentándose a través de la planta madre) y llegarán a formar grandes colonias de decenas de ejemplares.

.

Conviene podar la flor una vez seca para permitir que los hijuelos tiren con más fuerza. También se pueden quitar los hijuelos para que crezcan solos, pero conviene retirarlos una vez que han superado 1/3 del tamaño de la planta madre.
.
– Multiplicación por polinización y producción de semillas: no pueden autofecundarse, por lo que son necesarios otros ejemplares de la misma especie.

Poda.–

No hay problema en podar las hojas que quedan marrones o feas, o las flores (una vez que están secas y marrones). Se puede ir cortando la parte que se va secando de la planta madre; mientras sigue verde, los hijuelos seguirán recibiendo nutrientes a través de ella.

.

En las variedades grises y plateadas, las raíces pueden ser eliminadas sin perjudicar la planta.

Usos.–

Se utiliza como planta de interior por su particular belleza y resistencia (con los cuidados oportunos), y como planta de exterior (en fachadas, terrazas y jardines) sobre todo en los meses templados o calurosos, colgadas de balcones y árboles (en soportes para Tillandsia o con hilo de pita).
.
También se utilizan para hacer jardines verticales, diseños florales sobre rocas, sobre otras plantas, en troncos secos de madera, terrarios, etc.