Carlina acaulis

Otros nombres
Características
Clima
Floración
Recolección
Sustrato
Riego
Exposición
Multiplicación
Propiedades
Leyenda


Otros nombres.–

Cast.: Carlina angélica, angelina carrinclera, cardo dorado, cardiguera, cardineta, carnunquera, cardonerita, cardo de batanero (en ocasiones se le confunde con el cardo ajonjero); eusk.: astallar, eguzki-lore illargi-lorr basalarr, karda-lorr, otarraska, sorgin-kontra; cat.: carlina, cardiguera, carrinclera; port. y gall.: carlina; it.: carlina bianca; fr.: carlina, carline sans tige, chardón doré; ing.: steamless carline, carline thistle; al.: Eberwurz, Silberdistel.

Características.–

Esta planta espinosa es un cardo silvestre de la familia de las Asteráceas (Asteraceae), también llamadas compuestas (Compositae).

.

Es una planta herbácea vivaz, bienal (tarda 24 meses en completar su ciclo biológico; crece vegetativamente el primer año, y florece y da sus frutos el segundo año).

.

Es perenne, hermafrodita, crece a ras de suelo y tiene unos 10-15 cm de altura y 20-25 cm de ancho. Las hojas espinosas crecen en una roseta de un diámetro aproximado de 20 cm.

Clima.–

Crece en montañas y praderas pedregosas y soleadas de hasta 1.000 y 2.000 m; vegeta espontáneamente en las llanuras y lugares secos y pedregosos. Se da en la zona pirenaica, y en otras zonas de Europa hasta altas latitudes. En España se encuentra de forma natural en Pirineos, País Vasco, Navarra, Cantabria y Asturias.

.

Actualmente está protegida por estar en peligro de extinción por poda masiva.

Carlina-acaulis-L-Detalle-de-flor

Floración.–

Las flores se reúnen en inflorescencias de tipo capítulo de hasta 10 cm rodeadas de flósculos plateados en torno a un disco central.

.

El disco plateado protege el polen, abriéndose sólo cuando brilla el sol, hecho que ha sido utilizado popularmente para predecir la cercanía de lluvias. Florece en verano (entre julio y septiembre).

.

Cuando la planta muere, no se marchita sino que permanece un tiempo con el mismo aspecto.

.

En la imagen superior, detalle de una de las flores que componen el disco central en inflorescencias.

Recolección.–

Se recolecta en los meses de otoño. La extracción de la raíz es dificultosa, por lo que es habitual cortarla en trozos para su desecación.

Suelo-sustrato.–

El suelo de las praderas donde crece es pedregoso; esta planta llega a soportar suelos muy pobres en nutrientes. Requiere suelos más bien secos, débilmente ácidos (pH 4.5-7.5) y pobres en nitrógeno. Se da muy bien en suelo suelto y siempre muy bien drenado.

Riego.–

Debemos darle un riego abundante pero no frecuente (2 veces por semana en el verano de País Vasco-Cantabria es suficiente), siendo necesario siempre un sustrato con muy buen drenaje.

.

Entre un riego y otro, debemos observar el sustrato seco.

Exposición.–

Claramente prefiere zonas soleadas con varias horas diarias de exposición directa al sol, pero con calor moderado.

Carlina-acaulis-semillas

Semillas.–

La recogida de semillas se hace a finales de verano (julio-agosto).

.

En la imagen, semillas de Carlina acaulis, listas para ser sembradas.

.

Es muy fácil encontrarlas por Internet, y en unos días las tendremos en casa.

Multiplicación.–

Se propaga por semillas, sembradas en primavera. Las semillas requieren riego abundante pero no frecuente; es suficiente con dos veces por semana en el verano del norte de España.

Recomendaciones.–

Esta es la información y recomendaciones facilitadas por uno de los productores que me ha proporcionado Carlina acaulis:
.
– Siembra: febrero-abril
– Floración: agosto-septiembre
– Exposición: soleada
– Riego: medio
– Sustrato: pobre, arenoso, arcilloso
– Sembrar en invernadero. Germina entre 15-20 días a una temperatura de 15-20 ºC.
– Plantar en su sitio definitivo entre mayo-julio (la Carlina acaulis no tolera los cambios de sitio; se deben plantar únicamente plantas jóvenes).

2018.06.17-Carlina-acaulis-1

Mi experiencia.–

Mi experiencia. El primer invierno cayó una granizada enorme que rompió las plantas aún jóvenes, y después las tapó la nieve, así que las di por perdidas y no me preocupé más por ellas; pero allá por marzo un buen día las miré y ellas solas habían vuelto a coger fuerza, y es cuando empecé a cuidarlas.

.

Con esto quiero decir que la Carlina acaulis es una planta dura y resistente, que no necesita grandes atenciones. En la imagen, Carlina acaulis un año después de plantada.

.

En resumen, seguí las recomendaciones del productor respecto a:

.

– exposición soleada
– periodo de siembra  (lo hice en abril)
– sustrato pobre (utilicé sustrato pobre aunque no arenoso ni arcilloso)
– transplante (las moví a maceta más grande cuando vi que habían sobrevivido a la granizada y posteriores nevadas)

.

En cambio, no seguí las recomendaciones en cuanto a:

.

– sembrar en invernadero (sembré en maceta desde el inicio)
– riego (se regaron con agua de lluvia, toda la que cayó, y regué en verano únicamente cuando vi la tierra seca).

Eguzki lorea

El resultado es que las plantas fueron tirando ellas solas, alguna más espléndida que otra, pero ahí estaban todas.

.

En la imagen junto a estas líneas, el mismo ejemplar de Carlina acaulis florecido poco después de la foto anterior.

.

Como dato curioso, son plantas a las que tras el primer año se les ve crecer prácticamente a golpe de vista.

Poda.–

No necesita.

Carlina-acaulis-infusión

Propiedades.–

Las distintas partes de la Carlina acaulis tienen propiedades medicinales, pero pueden ser tóxicas a grandes dosis. Su raíz tiene propiedades antibióticas; también tiene propiedades diuréticas; se puede tomar en infusión, guisada, en polvo o macerada en vino blanco. Su aceite esencial posee propiedades dermatológicas (para tratar acné y eccemas, entre otros).
.
Debido a su toxicidad a grandes dosis, su consumo sólo está recomendado con precaución, siguiendo las dosis indicadas por el fabricante.

.

En la imagen, preparado —adquirido por Internet— para infusión elaborado a partir de Carlina acaulis L., brezo, adelfa, árnica, prímula, genciana, acedera, arándano rojo, frambuesa, rosa alpina y hoja de frambuesa; este tipo de infusión requiere un tiempo de reposo de 10-15 minutos y sólo puede ser consumido un máximo de 1-2 veces por día.

La leyenda.–

Se pueden observar ejemplares secos de Carlina acaulis en puertas y ventanas de viviendas y caseríos de la zona vasco-francesa, utilizados como símbolo del sol y elemento protector de la casa. En el País Vasco es todo un símbolo que podremos encontrar en numerosos adornos, desde joyería y escultura hasta ropa, imágenes y accesorios.

.

La Carlina acaulis es conocida en el País Vasco como Eguzkilore y está acompañada de una (o más) leyendas que puede leer en la entrada La leyenda del Eguzkilore; en otras zonas de la península también es conocida con otros nombres (ver al comienzo de esta entrada) y la leyenda la acompaña igualmente.

Otros usos.–

Otros usos. En diversas zonas es utilizada para hacer bouquets secos de invierno y jardinería alpina de rocalla; no es una planta espectacular a simple vista, pero su belleza tan singular y propia la convierte en algo especial, y en la zona del País Vasco está cargada de una gran simbología.