Bromelia

Características
Variedades
Clima
Suelo
Riego
Abono
Exposición
Floración
Multiplicación
Poda
Usos


Características.–

La bromelia es un género tropical de la familia de Bromeliaceae. Son plantas muy apreciadas por la vistosidad de sus hojas, brácteas y flores. Pueden utilizarse en interior y exterior. Con unos cuidados básicos, conseguiremos tener unas plantas fuertes, llamativas y prolíficas.

Variedades.–

Existe una enorme variedad de bromelias; una de las variedades comerciales más fáciles de cuidar es la Vriesea (Vriesea carinata y Vriesea splendens son las que aparecen en las imágenes de esta entrada); también son variedades muy comerciales la Aechmea y la Guzmania.

.

Entre las bromelias también tenemos una variedad con particularidades especiales: la Tillandsia o planta del aire, que no necesita raíces ni sustrato para subsistir; puede leer más sobre esta planta en la entrada Tillandsia.

Clima.–

Necesitan un grado alto de humedad constante pero siempre con excelente drenaje, ya que no toleran bien los encharcamientos. Requieren temperaturas de entre 16-25 ºC, tolerando temperaturas inferiores hasta los 10 ºC; por debajo de esta temperatura, es preferible moverlas al interior.

.

No les convienen las corrientes de aire.

Suelo.–

Tienen mucha hoja y poca raíz; lo ideal es un sustrato permeable al que podemos añadir grava volcánica, piedrecillas y arena, que ayudarán a dar estabilidad a la planta y evitarán que caiga.

Riego.–

El principal error en el cuidado de estas plantas es un exceso de riego que mata la planta. Las bromelias requieren muy buen drenaje, ya que un exceso de agua en el sustrato provocará la putrefacción de sus raíces y su posterior muerte.

.

El nivel del agua debe estar siempre por debajo de sus pequeñas raíces; no deben acumular agua en el plato en el que se apoya la maceta. Entre riego y riego, el sustrato debe estar seco.

.

Durante los meses de invierno, en País Vasco y Cantabria será suficiente con regarla una vez por semana. En el resto de meses conviene además pulverizarla (más aún si la tenemos en un ambiente con calefacción o aire acondicionado) al menos una vez por semana.

.

En verano o en días muy calurosos, podemos rociarla con agua a diario.

.

Es preferible regarla con agua de lluvia o agua desmineralizada, ya que no les conviene la cal del agua del grifo.

Abono.–

No debemos abusar del abono porque a las bromelias no les conviene el exceso de sales.

.

Se las puede abonar cada dos meses con fertilizante líquido, reduciendo la cantidad respecto a la indicada por el fabricante y sin depositarlo directamente en el pozuelo de las rosetas.

Exposición.–

Agradece una gran exposición a la luz pero no la exposición directa a los rayos del sol, ya que estos podrían dañarla.

Bromelia Vriesea 02

Floración.–

La bromelia es una planta monocárpica (florece una sola vez en su vida). Del centro de la roseta sale una espiga floral que durará varios meses con pleno color y de la que posteriormente surgirán las flores, que sin embargo son fugaces.

.

Después de florecer, la planta madre se va marchitando poco a poco dejando paso a numerosos hijuelos que podremos separar una vez que hayan alcanzado la mitad del tamaño de la planta madre (unos 15 cm de longitud).

Multiplicación.–

Se multiplica con enorme facilidad por esquejes. Después de la floración, la planta generará hijuelos y se irá secando poco a poco. Una vez que los hijuelos alcancen la mitad del tamaño de la planta madre o unos 15 cm de altura, podremos separarlos (manteniendo sus raíces en lo posible) y colocar cada uno en una maceta, en un sustrato de turba, corteza y piedrecillas.

.

Las primeras 6 semanas los hijuelos recién trasplantados necesitarán humedad constante, por lo que conviene colocarles un plástico a modo de invernadero, abriendo cada día para eliminar la condensación de agua; después de las primeras semanas, podemos tratarlos como plantas adultas.

.

Tardarán varios años en florecer.

Poda.–

Conviene cortar la flor por la base una vez esté seca, para permitir que la planta se desarrolle con más fuerza; también debe eliminarse el follaje seco, dejando aún la planta madre para que siga dando fuerza a los hijuelos.
.
Una vez marchito el tallo donde estaba la flor, se puede cortar desde la base para evitar la entrada de parásitos. Conviene cortar con corte limpio y desinfectado a la llama, para evitar infecciones.

Usos.–

Por su aspecto y fortaleza son utilizadas como plantas decorativas en interior y exterior.